jump to navigation

Mi primera moto (V), mi primera caída septiembre 3, 2006

Posted by NaXo in Motos, Personal.
trackback

Por fin llega la entrega más esperada de la saga Mi primera moto. Hoy, ya con cita mañana para que me quiten el yeso, estoy aquí para escribir sobre mi primera caída. Los que llevan tiempo en esto tienen un dicho: Hay dos clases de motoristas, los que se han caído y los que se van a caer. Bueno, pues yo ya estoy en el primer grupo. Un poco temprano para mi gusto, pero es lo que hay. A base de hostias se aprende y lo mio fue claramente un fallo de novato. Como diría Pablete: “Una p’aprendeL!”

Era la tarde del día antes de irme de viaje a la Feria de Málaga. Eso significaba que no montaríamos en moto durante cerca de una semana. Cuando la adquisición de tu montura es tan reciente, saber que no vas a poder usarla durante tanto tiempo te lleva rápidamente al siguiente pensamiento: “Hoy hay que disfrutarla al máximo”. Quedé con Cuco, que por cierto llegó tarde y como no cogía el móvil, pensé que le había pasado algo… Afortunadamente sólo se había quedado dormido😉. Fuimos a recoger a Patri y empezamos la ruta: Las Palmas – Telde – Ingenio – Agüimes – Corralillos – Era del Cardón – Cruce de Los Cuchillos – Cruce de Sardina (Vecindario) – Las Crucitas (Agüimes) – La Pasadilla.

La verdad es que ese día no me encontraba tan cómodo como otros en la moto, tal vez porque algunas de las carreteras no estaban en las mejores condiciones o que sé yo. Cuando pasabamos por Corralillos, yo iba delante, divisé a lo lejos un grupo de motoristas descansando. Cuando llegamos a su altura uno de ellos nos hacía señas con el brazo, marcando un punto de la carretera. Una mancha reciente en el suelo, que evité gracias a sus indicaciones y seguí la marcha. Varias curvas después y tras otras tantas comprobaciones por los retrovisores me di cuenta de que Cuco ya no nos seguía. Paramos en el primer sitio que pude y llamamos por el móvil.

Se había parado donde nos cruzamos con el grupo de motoristas. La mancha en el suelo resultó ser aceite de la moto de un amigo suyo, que se la había prestado a una compañera y al entrar en la curva, pilló gravilla y cayó al suelo. Ella estaba más o menos bien, con algunas heridas, pero el cárter de la moto se había abierto por la abrasión sufrida durante el arrastre. Me sentí un poco mal por no haberme dado cuenta y parado para ayudar. Cuco me dijo que no hacía falta que fuera, que esperara donde estaba, que él ya salía.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us  Free Image Hosting at www.ImageShack.us  Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Nuevamente juntos, y tras unas cuantas fotos del camino de cabras😀, proseguimos la ruta hasta llegar al Cruce de Sardina. Paramos y Cuco sugirió volvernos ya a casa. Yo quería un poco más: “Unas últimas curvas y nos vamos”. Cogió el mapa y señaló la carretera de La Pasadilla. Había que coger dirección Ingenio y una desviación próxima a la de Guayadeque. La carretera era estrecha, pero transcurría sin dificultad. Después de una larga recta llegaba una curva cerrada. Frené con tiempo, reduje marchas y tomé la primera a derechas. Se trataba de una curva en S cerrada y corta, extremadamente corta. Yo iba pendiente de que mi cuentarrevoluciones no pasara de 4000rpm, como siempre durante el rodaje. Al entrar iba un poco por debajo del citado límite, pero al ser cuesta arriba, la moto perdió fuerza rápidamente, poniéndose poco por encima de las 1000rpm. Cuando tenía que cambiar la trazada para tomar la siguiente a izquierdas, la moto estaba prácticamente parada. Foto de la curva y localización exacta en Google Maps.

La Pasadilla, la curva maldita

En ese momento, un piloto con experiencia hubiese bajado marchas para recuperar la tracción y en todo caso, enderezado la moto para corregir la trayectoria, ayudándose del freno trasero si fuera necesario. Yo no, yo, como soy un melón, al perder la trazada buena recurrí a mi mecanismo de autoreflejos, el cual no tuvo otra feliz idea que clavar el freno delantero. La moto frenó en seco y caímos hacia delante.

Lo primero que hice fue mirar que Patricia estuviera bien. No tenía más que un golpe en la cadera. Al parecer lo vió claro, y de lo lento que iba, prácticamente se bajo de la moto. Yo tenía un par de raspones y la mano derecha dolorida. La moto tenía varios desperfectos en el lado izquierdo: indicador delantero, maneta del embrague, caja del cuentakilometros, manillar torcido y un pequeño bollo con raspones en el tanque. La verdad es que la primera caída, por tonta que fuera, asusta. Cuco tuvo que sacarme la moto y comprobar que más o menos podía pilotarse. Por petición mia me la dejó en la recta que precedía a la curva maldita, me subí a ella y tanteé el acelerador. La mano me dolía, pero era un dolor asumible, así que despacito nos dirigimos a casa de sus padres, donde le dejaría la moto para que me la llevase al taller al día siguiente. Patri volvió en la moto de Cuco y durante todo el camino no paraba de girarse haciéndome el signo de OK, preocupada por mi careto de circunstancia. No estaba de muy buen humor, jeje.

Cuando llegamos a Las Palmas, fuimos al Centro de Salud de Canalejas, me curaron las heridas y, como comenté que al día siguiente me iba de viaje, me pusieron una venda y me dijeron: Si mañana o pasado no te duele, te la quitas. Volví del viaje a Málaga, sobre el que escribiré en un próximo post, y aún no me la había quitado. El dolor no había cesado, yo diría que había aumentado. Pedí hora para el médico de cabecera, el cual me mandó unas placas (como debieron hacer desde un principio en Urgencias) y voilá! Fisura al canto. Dos semanas con una férula de yeso y reposo total del brazo.

No contento con esa primera mala noticia del día, me dirigí al taller a ver como iba la moto. Ni la habían tocado. No voy a poner aquí cuanto sale la dolorosa. Me limitaré a decir que el tanque lo voy a dejar tal cual, con su bonito raspón, porque sólo eso me salía cerca de 400€ (inflar para quitar el bollo, pintar y poner pegatinas nuevas). En fin… las dos primeras semanas de vacaciones habían sido increíbles, pero las dos últimas se acababan de ir al garete en una sola mañana. Resignación.

Frontal       golpe en el tanque

Nota: El otro día, en un asadero, un colega de Ingenio me dijo que allí mismo se la pegó un amigo que lleva años conduciendo motos. Mal de muchos consuelo de tontos, pero me siento un poco menos inútil sabiendo que es una curva con historia, jeje😉

Comentarios»

1. Manuel - septiembre 4, 2006

joder macho vaya noticia.

menos mal que ibas despacio noi…

2. NaXo - septiembre 4, 2006

pues si, porque hoy fui a que me hicieran las placas y que me quitaran el yeso… peeero, al parecer, aunque ha evolucionado, aun no ha cerrado del todo. Una semanita mas… yuuuhuuuuuu!😀

3. elblogdedani - septiembre 10, 2006

ánimo tío, si el pedrosa también se cae tú no vas a ser menos!!

4. NaXo - septiembre 10, 2006

Gracias😉

Mañana me lo quitan (el yeso)… o al menos eso espero!! Todo el mundo a cruzar dedos!! jeje

5. adri - septiembre 11, 2006

eres un fiera y seguro q te recuperas pronto y volveras cn la moto a esa curva a vengarte!!animo no te rindas

6. Felipe Droppelmann - septiembre 13, 2006

que mala onda loko pero eso es una regla por la que tenemos que pasar todos los que tenemos moto bueno recuperese adios..

7. NaXo - septiembre 14, 2006

Muchas gracias a todos, en breve espero escribir para contar que la fisura ha cerrado definitivamente. Pero no adelantemos acontecimientos, que falta hacer la radiografía que lo confirme🙂

Por cierto, adri, eres el adri que yo conozco o alguien desconocido para mi?😀

Y Felipe, he dado con esta foto, puedo presuponer que eres tú?

(supongo que estas preguntas caerán en el olvido, pero la esperanza es lo último que se pierde jeje)

8. Pablete - septiembre 27, 2006

Hola NaXeTe, unas sentidas palabras…. El que no se cae, nunca aprende a levantarse, las olas que ariban a la orilla de la playa nunca regresan, la escarcha de la mañana en el limpiaparabrisas de mi coche no me deja accionar el limpiaparabrisas. Hay cosas que no entendemos, como por que la madre de bambi se fue para no volver… pero hay que seguir adelante. Bueno Xetin en serio que te mejores… que ya va siendo hora.

PD: … yo nunca digo eso…. ni lo decia tampoco…. menudo recuerdo ese

9. felipe droppelmann - noviembre 22, 2006

si ese soy yo correcto ahora tengo tambien una yamaha 225 de dos ruedas bueno recuperate si esque todabia estas mal mira que las motos no pueden ganar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: