jump to navigation

Mi primera moto (IV), mi primera Ruta agosto 30, 2006

Posted by NaXo in Motos, Personal.
2 comments

Y lo pongo con mayúscula, porque antes de atreverme con esta Ruta, había hecho ya varias más pequeñas para hacerme a la moto, primero sólo y luego con mi novia de paquete. La carretera que tomamos aquel domingo, con nuestro amigo Cuco guíandonos como siempre, no era para tomársela a la ligera 😀

Cualquiera que haya visitado la isla o se haya interesado por la misma, habrá oido/leido sobre la famosa carretera de La Aldea, como se conoce a San Nicolás de Tolentino, pueblo que vio nacer a mi madre, tías y abuelos. La cantidad de curvas que se suceden una tras otra desde Agaete hasta La Aldea la convierten en una de las carreteras más odiadas por los conductores de coches y una de las más bonitas para los motoristas. Es evidente que una Ruta así y con el significado especial que tiene para mí, no podía aplazarla durante mucho tiempo más. El mapa bajo este párrafo muetra la ruta exacta: Las Palmas – Tenoya – Arucas – Agaete – San Nicolás de Tolentino – Artenara – Valleseco – Teror – Las Palmas.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Por la mañana quedé con Cuco en frente de mi garaje, meeting point oficial desde que me inició en el mundo de las motos, y tras llenar los depósitos de gasolina y recoger a la supermotera Patricia, seguimos nuestro camino hasta alcanzar Agaete, vía Tenoya-Arucas. Esta primera parte ya la conocía, así que poco nuevo que comentar hasta el momento. Lo bueno llegaba ahora.

Los primeros kilómetros a partir de aquí resultaron realmente impresionantes. El asfalto, completamente repavimentado, permitía disfrutar de unas curvas maravillosas. Visto lo visto, Cuco me dejo liderar la ruta en este tramo perfecto. Me sentía en total armonía con la moto y la carretera. Patri acompañaba en las curvas de manera totalmente natural y sólo en algunas frenadas mi casco y el suyo se encontraban en el espacio y en el tiempo. Sé que lo hacía para decirme: “Aquí continuo, justo detrás de ti. Lo estás haciendo muy bien, sigue así!” 😉

Por el camino encontramos a varios motoristas, yo, como buen novato :D, me emocionaba cada vez que uno me devolvía una V (saludo entre motoristas que consiste en extender los dedos índice y corazón formando la señal de Victoria). La última parte hasta llegar a La Aldea ya no tenia el pavimento de antes, pero seguía siendo preciosa sobre dos ruedas. Hicimos un alto en el mirador que hay al llegar al valle y sacamos unas fotos:

El guía:

Image Hosted by ImageShack.us

Los novatos:

Image Hosted by ImageShack.us

Y el merecido tentempié en un bar de la playa, plagado de moteros, dicho sea de paso:

Image Hosted by ImageShack.us

Tras el descanso venía la segunda parte del viaje, la vuelta a casa. Cuco volvío a sacar su mapa para decidir la ruta a tomar: Artenara, Valleseco, Teror, Las Palmas. Dicho y hecho. Nos pusimos cascos, chaquetas y guantes y de nuevo a la carretera, no sin antes hacer un alto dentro del pueblo para sacarme una instantánea delante de la casa de mis abuelos:

Image Hosted by ImageShack.us

Nada más tomar la salida a Artenara me di cuenta de que aquello iba a ser otra historia. El principio era estrecho y con muchos baches, lo que no me dio muy buena espina. Los baches cesaron, pero llegaron las curvas. La carretera bordea las presas de la zona, proporcionando vistas espectaculares, y a juzgar por el número de motoristas con los que nos cruzamos, se ve que es un camino que gusta bastante. Yo sin embargo, descubrí mi punto débil: las curvas cerradas cuesta arriba. Probablemente ésta si era una ruta para haber hecho primero sin paquete. Lo pasé especialmente mal en un tramo en el que se sucedían curvas de 180º una tras otra, mientras escalabamos dejando abajo la presa. Las tomaba muy bajo de revoluciones, seguramente preocupado por el rodaje, y me abría demasiado. Lo estrecho de la carretera y la preocupación por que no viniera nadie en sentido contrario, no ayudaban precisamente. Pero bueno, salimos de allí victoriosos, no sin antes dejar registro de tan impresionantes vistas:

La presa:

Image Hosted by ImageShack.us

El mirador (me encanta esta foto, será porque no salgo yo :D):

Image Hosted by ImageShack.us

Vista del Bentayga y el Roque Nublo:

Image Hosted by ImageShack.us

Impresionante vista desde el mirador:

Image Hosted by ImageShack.us

Tras este pequeño reportaje paisajístico retomamos el camino dirección Valleseco, un tramo de bajada mucho más sencillo que el anterior. Desde allí proseguiríamos hasta Teror. El estado de la carretera que une a estos dos pueblos, permitía disfrutar de la moto y el entorno por igual. Fue un tramo muy agradable, aunque francamente… una vez pasado Artenara, a mí cualquier carretera me parecía una autopista 😀

Así fue como finalmente nos pusimos en Tamaraceite, donde nos despedimos de nuestro guía, para tomar cada uno el camino de regreso a casa. Un día inolvidable 😉

Anuncios

Mi primera moto (III), el carnet A agosto 24, 2006

Posted by NaXo in Motos, Personal.
13 comments

Una vez que pagué la señal de la moto llegaba el momento de centrarme en una parte no menos importante del proceso que me llevaría a disfrutar de la misma: sacarme el carnet A. Hay quien opina que me precipité comprando la moto antes de obtener el permiso de conducción. Yo, sin embargo, opino que fue un aliciente más para sacármelo en el menor tiempo posible.

Mi amiga Iballa me matriculó en su autoescuela, defama, donde ella se estaba sacando el de coche. Una vez pagados mátricula y libro y con la clave para los tests de la web en mano, me preparé el teórico en un fin de semana. Era relativamente fácil teniendo el B desde hace 10 años, ya que el examen consta de sólo 16 preguntas específicas. El lunes corrí a la autoescuela para examinarme esa misma semana, peeero… tenía que hacerme el certificado médico y se me había pasado el plazo, así que tuve que armarme de paciencia y esperar a la próxima. Eso me sirvió para hacerme los tests en los ordenadores de la autoescuela unas cuantas veces. El 17 me presenté y juraría que todas las preguntas estaban en esos tests, total, que me pareció bastante sencillo. El 18 me confirmaron el aprobado y pagué mis primeras dos prácticas.

La DGT, Dirección General de Tráfico, ofrece cuestionarios on-line de todos los permisos y, como no, entre ellos los tests del carnet A.

Suzuki TU 250La moto era una Suzuki TU 250 como la de la figura. La idea era hacer una práctica el martes, una el miércoles y otra el jueves para examinarme el viernes 28 de julio. Aquella primera práctica fue un completo desastre. Tanto que al finalizar mi profesor, Sergio (un tío de puta madre), me dijo: “para el viernes te veo un poco verde“. “Un poco?“, contesté yo, “parezco la masa y no precisamente por los músculos“. Ni si quiera había conseguido pasar el zig-zag de conos sin poner el pie en el suelo 30 veces… La figura bajo estas líneas muestra el circuito: primero se sortean unos conos en zig-zag, luego hay que trazar una lazada dibujando una especie de trébol, acto seguido pasar sobre una tabla (sin salirse :D) de 6m de largo y muy poco de ancho, para finalmente terminar con la prueba de aceleración y frenado, 1ª y 2ª a fondo, deteniendo la moto tirando un primer palo sin que caiga el segundo. Teniendo en cuenta que no había llegado ni a hacer el trébol, desanimado pasé por la autoescuela y retrasé el examen una semana.

Circuito Carnet A

Al día siguiente las cosas fueron muy diferentes. Los nervios me habían traicionado el primer día, pero hoy había cogido una práctica doble y las cosas tenían que cambiar. Y vaya si cambiaron, Sergio, sorprendido me preguntó: “¿Qué coño te pasaba ayer? ¡Podías haberte presentado este viernes si lo hubieras hecho como hoy!“. Pero bueno, la entrega de mi moto se retrasaba (como ya comentaré en otro post), así que no tenía prisa.

Finalmente, el día 7, y no el 4 como estaba establecido en un principio (un nuevo retraso debido a que la DGT en agosto hace lo que le da la gana :D), me examiné del práctico… y pese a los nervios, que me llevaron a cometer un par de cagadas, por algún poder divino conseguí mi aprobado. Era el hombre más feliz del mundo 😀

Continuará…

Mi primera moto (II) agosto 15, 2006

Posted by NaXo in Motos, Personal.
2 comments

Lo primero que hice fue visitar varias páginas webs dedicadas a la compra-venta de motocicletas, en busca de una buena oferta de segunda mano. Entre las candidatas se encontraban la Kymco Venox 250cc:

Kymco Venox 250cc

La Honda CBF-250:

Honda CBF 250

Y, dando un salto de cilindrada, la Suzuki GS-500:

Suzuki GS-500

La CBF la deseché cuando vi una en la calle, me saqué una foto al lado y mi 1,96m de estatura convirtieron a ese modelo en una especie de juguete… La Kymco me tiraba bastante, estilo custom con un motor de dos y medio arropado por un cuerpo de 500. El precio era otro punto a su favor, no llegando a los 4000€. Por otro lado, la Suzuki GS-500 era sin duda una de las más tentadoras. El salto de cilindrada habla por si sólo, pero precisamente por eso en principio fue más una ilusión que una opción real.

Después de muchas páginas visitadas, muchos modelos consultados y muchos mareos sufridos por divers@s amig@s, un día, mirando motos con la niña, entramos en el Salón Mercurio. Allí había una preciosidad de color negro que llamó rápidamente nuestra atención. Se trataba de la Kawasaki ER-5, un modelo clásico, de una hermosura incalculable. Su precio, un poco por encima de los 4500€. La moto nos había entrado por los ojos a los dos, pero como mi idea era gastarme alrededor de 3000€, decidí buscarla de segunda mano. Nada. No encontré ninguna en Canarias. Ni una sóla.

Kawasaki ER-5

Las semanas posteriores constituyeron una continua lucha mental entre las razones para autoconvencerme de porqué debía dar el salto a comprármela de paquete y las que me retractaban de ello. Se trataba sin duda del modelo que más me había gustado de todos, a un precio más que económico para ser una 500cc y además, con un tamaño mucho más adecuado a mi altura que cualquiera de las dos y medio que había probado hasta la fecha. Por si eso no fuera poco, el mercado de segunda mano para este tipo de compras siempre me ha dado cierto reparo. Nunca sabes cuando te van a dar gato por liebre. Yo quería esa moto y éstas eran razones más que suficientes para autoconvencerme de que era una buena opción. Total, que al final, eso sí, después de muchos cálculos y muchas visitas al concesionario, el 30 de junio me presenté en el Salón Mercurio con el dinero de la señal. Ya nada impediría que fuera mia.

Continuará…

Mi primera moto (I) agosto 11, 2006

Posted by NaXo in Motos, Personal.
comments closed

Bueno, estreno sección para compartir esta nueva afición. Nueva porque antes sólo era una ilusión, ya que mis padres eran lo que comunmente se conoce como antimotos, así que jamás se me ocurrió pedirles que me la compraran ellos. No tan nueva si tenemos en cuenta que llevo con un póster de la moto de mis sueños como 10 años, pero me armé de paciencia y esperé hasta ahorrar mi propio dinerillo para hacer real lo que era una ilusión. Pero bueno, vamos por partes… 😀

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Modelo actual de la X11

Hace como dos meses, un poco quemado entre curro, proyecto y demás, pensé que era el momento de concederme un “caprichito”. Tumbado en mi cama miré el poster de la X11 y me dije: Ahora que tengo unos ahorrillos, ¿por qué no comprarme la moto que siempre quise? Al principio lo hice más bien para pasar el rato, por la sensación que me produce la búsqueda de ese objeto preciado. Me pasa con todo lo que me gusta, el periodo de búsqueda me resulta casi tan gratificante, a veces incluso más, que la propia adquisición del bien.

Hablando con un colega de la universidad que tenía una Honda CBF 250, quedamos en que un día me la dejaría para dar unas vueltas y ver que me parecía. La sensaciones durante los 45 minutos que estuve probándola en una zona sin tráfico fueron impresionantes. Ya no había nada que hacer, sucumbiría a la atracción del mundo de las dos ruedas. Volver a Las Palmas en coche ya no era lo mismo, quería una moto, quería mi propia moto.

Continuará… 😀

Mentiras agosto 5, 2006

Posted by NaXo in Personal.
add a comment

Éste es el título del documental, perteneciente a la serie Expuestos, que acabo de ver en C+ y que ofrecía las claves para detectar cuando una persona miente. El tema me interesaba bastante, ya que hay quien dice que tengo una capacidad innata para mentir, que podría contar la historia más disparatada y hacer que quien me esté escuchando piense que es totalmente cierta. Francamente, supongo que puedo controlar mis reacciones cuando se trata de pequeñas mentiras, pero dudo mucho que sea capaz de ello cuando la mentira implica grandes responsabilidades. Resumiendo, me veo incapaz de cometer una estafa sin ser detectado. Habrá que seguir trabajando para ganarse la vida 😀

Si me engañas una vez, tuya es la culpa. Si me engañas dos, la culpa es mía.
      – Anaxágoras, filósofo griego (500-428 a.C.)

A parte de las reacciones no visibles de nuestro cuerpo, detectábles con la ayuda de métodos como el polígrafo o las resonancias mágnecitas cerebrales, cuando una persona miente recurre incosncientemente a las denominadas microexpresiones. Si estudiamos el rostro de la persona que nos esta contando algo, podremos saber si nos engaña o no.

Desviar la mirada, morderse o humedecerse los labios, esbozar una ligera sonrisa… todas éstas forman parte de las denominadas microexpresiones. Encuéntralas y descubriras al mentiroso 😉